Inicio Noticias Tecnología Mida los pasos, el sueño, el ritmo cardiaco y las calorías con...

Mida los pasos, el sueño, el ritmo cardiaco y las calorías con una manilla

301
0
Compartir

¡Felicitaciones, has ganado la insignia zapatilla deportiva!, me notificó la banda de monitoreo que llevo puesta en mi muñeca. Según el dispositivo logré dar 10.000 pasos en un día, pero nunca había pensado que podían ser tantos en 24 horas, de verdad quedé sorprendido, y más con que en 15 días ya la he ganado cuatro veces.

Además obtuve la insignia maratón por haber corrido ¡42 kilómetros!, desde que estoy usando la manilla inteligente. ¡Si esto es solo el comienzo, estamos impacientes por ver hasta dónde llegas!, me dijo la aplicación de la banda de monitoreo que descargué en mi teléfono. Yo también quiero saberlo.

Se llama Fitbit Alta HR y pertenece al catálogo de manillas de monitoreo de la compañía Fitbit, especializada en esa clase de dispositivos que hacen parte de los llamados wearables (tecnología para ponerse), igual que los relojes inteligentes, las gafas y otras prendas de vestir.

Mi experiencia comenzó el 7 de junio, no es la primera vez con un wearable, ya había usado un reloj, el Moto 360, pero sí la primera con una banda de monitoreo.

La diferencia es que los relojes inteligentes –algunos de ellos– , además de ofrecer las características de las bandas, soportan la interacción con aplicaciones como WhatsApp y permiten responder con mensajes de voz y enviar correo electrónicos, entre otras funciones.

¿Para qué sirve?

Antes de abrir la caja en la que venía la Alta HR leí en ella que podía monitorear el ritmo cardiaco, las fases del sueño y las calorías quemadas. Eso se logra gracias a los sensores que las bandas tienen. Esta, por ejemplo, tiene una tecnología llamada PurePulse y, según dice Fitbit, cuando la evaluaron para monitorear el ritmo cardiaco tuvo un error promedio de menos de 6 latidos por minuto.

De entrada la promesa de la banda es tentadora, sobre todo para aquellos que, principalmente, quieren conocer esos datos. Para los que no, tal vez sea más adecuado un reloj inteligente, que además se ve más bonito en la muñeca, aunque su batería no sea tan duradera como la de las bandas de monitoreo.

En mi caso, la idea de saber hasta cuántas caloría quemo, así esté sentado trabajando (porque así también se queman calorías) me pareció interesante.

También me atrajo la idea de saber cómo duermo y aprovechar esa información para evaluar cómo mejorar mi tiempo de descanso.

Configuraciones

Llevar este dispositivo y conocer las estadísticas y datos que puede arrojar requiere tener la aplicación de Fitbit instalada en el teléfono –está disponible en Apple Store, Google Play y Microsoft Store–.

Es el primer paso antes de comenzar a usarla. Además, es la forma de activarla, proceso en el que se ingresan datos como el peso, la estatura y la edad.

Después de configurar el dispositivo pude empezar a ver mis estadísticas, ritmo cardiaco –84 latidos por minuto en reposo–, 150 cuando hago cardio. De esa forma puedo evaluar cómo está mi salud cardiovasular.

Sueño: 6 horas dos minutos, de las cuales 1 la pasé despierto, 1 h 25 minutos en una fase de sueño profundo, 2 h 58 minutos en una de sueño ligero y 1 h 39 minutos en una fase MOR –conocida en inglés como REM–, que es la de movimientos oculares rápidos y en la que se producen los sueños, en su mayoría.

¿Cómo reconoce esas fases de sueño la banda de monitoreo? Usa datos del acelerómetro y según la variabilidad del ritmo cardiaco y revisando los patrones de movimientos al dormir. Por ejemplo, en la fase de sueño ligero el ritmo cardiaco disminuye y de esa forma el dispositivo lo detecta.

En el panel en el que puedo observar cuánto dormí también figura cuántas calorías he quemado e ingerido. Cada usuario puede buscar y registrar qué come, sin embargo esta para mí ha sido la característica de la app más agotadora. Aunque tiene una base de datos de alimentos –hasta indica cuántas calorías tiene una arepa con mantequilla–, registrar cada cosa que uno come en el día es desgastante. Lo hice solo los cuatro primeros días. La desventaja de no hacerlo es que no se controlan las calorías que se consumen.

Cada noche, a las 10:00 p.m., la banda me recuerda que ya casi es hora de dormir (la configuré para las 10:30 p.m.). Mi conclusión es que tener un panel con estas estadísticas me ha ayudado a ser más consciente de la actividad física que hago y del tiempo de descanso.

Ya depende del usuario que la tenga si decide cambiar esos hábitos en busca de que sean los ideales.

elcolombiano.com

Dejar una respuesta