Inicio Noticias Tecnología Por qué cerrar las apps que no usa no le ayuda a...

Por qué cerrar las apps que no usa no le ayuda a ahorrar batería en su celular

111
0
Compartir

Deslizar el dedo a través de la pantalla para cerrar bruscamente una aplicación que no estamos usando es una práctica muy habitual. Algunos dicen que sirve para ahorrar batería. Pero es un falso mito. Te contamos por qué.

Si tiene un smartphone, es probable que más de una vez haya cerrado bruscamente las aplicaciones que no utiliza. Es tan fácil como deslizar el dedo a través de la pantalla para que desaparezcan como por arte de magia. Es casi automático.

¿Por qué lo hacemos? Puede resultar molesto tener demasiadas aplicaciones abiertas. Además, se dice que esas apps gastan batería aunque no las estemos usando y que, por lo tanto, es mejor que las cerremos rápidamente. Pero los diseñadores de Apple y Android no están de acuerdo.

Según los ingenieros, cerrar las aplicaciones en segundo plano (así se les denomina a esas apps que no usamos en el momento)no sirve para evitar gastar batería. De hecho, cerrarlas de repente puede tener el efecto contrario y hacer que, al final, nuestro teléfono consuma más energía por culpa de ese proceso.

Una cuestión de algoritmos

Mucha gente lo sigue haciendo, pero el vicepresidente de ingeniería de Android -uno de los miembros fundadores del equipo de Android en Google- Hiroshi Lockheimer, lo dijo en Twitter hace tiempo.

El ingeniero dijo que hacerlo “incluso puede empeorar las cosas”, pues al intentar engañar al algoritmo se puede dañar el sistema.

Al contrario de lo que muchos creen, esas aplicaciones no consumen la batería al 100%. Lo que ocurre es que, al mantenerlas suspendidas, el sistema operativo -ya sea iOS o Android- permite regresar a ellas tal y como las dejaste cuando las estabas usando.

Si cierra la aplicación a la fuerza, solo logrará ocasionar un gasto de batería innecesario, pues obliga al sistema a reactivar el proceso cuando inicie la app de nuevo, consumiendo el doble de energía sin necesidad.

Los únicos motivos para cerrar una aplicación de repente es que sufra un fallo inesperado o haya un virus. Si no es así, es mejor dejar que el software del teléfono actúe por su cuenta. Los algoritmos de los celulares están creados para gestionar eficientemente la memoria del dispositivo.

Y su funcionamiento tienen mucho que ver con la multitarea. En el caso de iOS, hay cinco posibles estados para una appescribió en Wired el periodista tecnológico David Pierce, y Android funciona de una manera muy similar, añade.

semana.com

Dejar una respuesta