Inicio Noticias El mundo El inventor del cubo de Rubik tardó un mes en resolver su...

El inventor del cubo de Rubik tardó un mes en resolver su propio juego

327
0
Compartir

Es el juguete más vendido del mundo, su patente hizo que su creador se convirtiera en el hombre más rico de Hungría, se han publicado más de 60 libros sobre él, tiene un musical en su honor y ostenta el Récord Guinness por ser el juguete más vendido en un periodo corto de tiempo, con más de 100 millones de ventas entre los años 1980 y 1982.

Seis colores, seis caras y más de 43.000 billones de combinaciones posibles. El cubo de Rubik, uno de los puzzles más famosos de la historia, ostenta cifras de récord.

Fue creado en 1974 por Erno Rubik, un profesor de diseño de 29 años fan de la geometría. Según recoge Discover magazine, Rubik se encontraba en el apartamento que compartía con su madre en Budapest cuando decidió divertirse un poco. Para ello, cogió pequeños bloques de madera y los unió con cuerdas elásticas. Pero al poco tiempo, las cuerdas se rompieron.

Rubik decidió entonces que la forma correcta de hacerlo era lijando y cortando las maderas, ensamblarlas juntas y darle un poco de color pegando papel adhesivo en cada lado.

“Fue maravilloso ver cómo, después de unas pocas vueltas, los colores se mezclaron, aparentemente de forma aleatoria. Era tremendamente satisfactorio ver este desfile de color. Como cuando después de un agradable paseo en donde has visto muchas cosas preciosas decides volver a casa, después de un tiempo decidí que era hora de volver a casa y poner los cubos en orden. Y fue en ese momento cuando me encontré cara a cara con el gran reto: ¿cuál era el camino a casa?”, se preguntaba Rubik.

Al pobre Rubik le pasó lo mismo que a todos los que alguna vez nos hemos tenido que enfrentar a este rompecabezas. “Giré, torcí y los colores se revolvieron aún más. Era como estar mirando una pieza de escritura escrita en un código secreto. ¡Pero era un código que yo mismo había inventado!. Sin embargo, no podía leerlo. Era una situación tan extraordinaria que, simplemente, no podía aceptarla”, se lamentaba Rubik.

Rubik estuvo un mes girando el cubo compulsivamente hasta que consiguió ordenar todas las caras.“Recuerdo como se lo mostré con orgullo a mi madre cuando encontré la solución al problema y lo feliz que estaba ella ya que tenía la esperanza de que no tardaría tanto las próximas veces”.

Un año más tarde de conseguir resolver su rompecabezas, Rubik solicitó su patente y organizó la producción del cubo con una pequeña cooperativa juguetera de Budapest. La patente tardó dos años más en aprobarse y, finalmente , en 1977 se empezaron a comercializar los primeros cubos de Rubik.

El éxito fue total y aún hoy en día, este juguete con forma de cubo y seis colores sigue despertando la curiosidad de millones de personas. Se han inventado métodos para resolverlo, hay concursos en los que los participantes intentan descifrar el cubo lo más rápido posible y se han creado versiones diferentes del juguete.

Fuente:playgroundmag.net

Dejar una respuesta